Y un año después…

Hace un año escribí la segunda entrada a este polvoriento y olvidado blog.
En ese entonces seguía bastante dolido por un divorcio no requerido, luego de 20 años de una relación de altibajos -más altos que bajos, en realidad- con Alejandro Junco y compañía.

Hoy me siento más tranquilo y con la fuerza necesaria para hacer lo que sea (personal o profesional) sin que se me venga a la mente de inmediato la comparación con lo “de antes”. ¿Que fue mucho tiempo de duelo? La verdad, cuesta mucho la aceptación cuando es uno quien no busca la separación. ¿Que me detuve harto tiempo en la negación-odio-regateo-depresión? Sí, efectivamente, pero ya llegué a la aceptación.

Sé que pocos que han pasado por una situación parecida lo verán como yo lo veo, pero es lo bello de todo esto: cada quien lo sufre como mejor sabe. Así que sin pensar si fueron pocos o muchos meses, lo mejor es seguir adelante. Sin rencores, sin pena.

Trataré de darle salida a mis ideas más seguido, ejercitar esa parte de mí que ha estado adormilada por mucho tiempo. Y hablar de lo que me gusta, de lo que me disgusta, de lo que siento y lo que no siento; de lo que soy y lo que no soy.

Gracias por estar ahí frente a estas letras.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo introspección

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s