No pude evitar preguntarme…

OK. Dos días después de su estreno en México, vi Sex and the City 2. Primero lo primero: salí complacido. ¿Qué puedo decir? Soy seguidor de las superficiales, sexuales y sensibleras aventuras de Carrie, Samantha, Miranda y Charlotte. Veía el programa de televisión de HBO por alucinar con una New York City que en mi vida tal vez experimentaré y por sonreír con las vicisitudes de este cuarteto aficionado a cosas tan distintas y aparentemente irrelevantes como la cantidad de zapatos de marca, el número de hombres que aguantan pasar por una misma cama, el sufrimiento por tener una familia con niñitos, y la búsqueda de un balance entre la vida laboral y la sentimental (quien sea fan de SATC sabrá a qué personaje corresponde cada uno de esos puntos).

Así que esta película no resultó nada distinto a lo que ya me tenían acostumbrado. La disfruté tanto que no se me hicieron pesadas las 2 horas y media que duró. Había pensado verla en mi viaje a NYC la próxima semana… si no la estrenaban aquí antes, pero en un arranque de fanatismo y conciencia del número de dólares que tengo disponibles para el viaje, decidí que aquí sería más conveniente ir al cine y en New York dedicar esas 2 horas y media para ver otra película, comer otro pretzel, visitar otro museo o caminar y caminar una vez más.

Que la primera fue mejor, está por debatirse. No creo que haya sido mejor, más bien era distinta. Es como cuando de repente te topabas con excelentes episodios y luego había otros que te dejaban con un apetito de algo. Tal vez esta segunda entrega me dejó con ganas de más, eso sí.

Una vuelta a los 80 en Sex and the City 2

Una vuelta a los 80 para Carrie en Sex and the City 2.

Uno no puede racionalizar de más sobre una premisa que no busca ir más allá que la relación entre cuatro amigas muy distintas y sus aparentemente frívolas existencias. Con eso en mente, esta película funciona. Su hilo conductor es el matrimonio: empieza con la boda entre los supuestamente incompatibles Stanford y Tony (uno, muy amigo de Carrie, y el otro, planeador de bodas de Charlotte), y termina con un parteaguas en el matrimonio de Carrie y Mr. Big; y en el camino va examinando las propias vidas en familia de Miranda y Charlotte. Samantha, of course, está fuera de esta ecuación, ya que casarse es lo que menos le interesa; cazar es su meta, y entre más hombres sean, mejor.

La película está llena de detalles que reafirman que esta serie de TV -y de películas, al paso que vamos- no sólo está dirigida a las mujeres (aunque muchas feministas la abominan, con justa razón), sino también a hombres sensibles y al público gay. De esta forma, deliciosos bocadillos resultan Liza Minelli, Penélope Cruz y hasta la canción “I’m Woman”, de Helen Reddy. Un mayordomo árabe llamado Abdul, es tan afectado que es “Paula” para Samantha; y es a esta última a quien un equipo de rugby australiano con sólo un bikini le despierta en la alberca las “partes sureñas” de su cuerpo. Ya te puedes dar una idea del gayismo que nos rodea.

En fin, Michael Patrick King, quien escribe el guión, produce y dirige Sex and the City 2, no intenta convertirse en un Fellini, un Bergman y ni siquiera un Woody Allen. Y eso está bien. ¿Se imaginan el sufrimiento y las lastimosidades que resultarían estas aventuras en manos más “serias”? Al igual que Carrie en el filme, confieso que me dieron ganas de besar una película distinta, pero me quedo con lo que hay y reafirmo mis votos con SATC tal cual es.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo cine

4 Respuestas a “No pude evitar preguntarme…

  1. Sacnicte

    Hola Jcito,

    Simplemente me encantó y como tú pienso que me dejaron con ganas de más. No dejes de escribir en Zampra, eres lo máximo.

    Sac

  2. Me gusto el film, y me choca que la gente espera que Sex and the City 2 , sea el nuevo ‘Ciudadano Kane’..Porfavoor! No se puede hacer SATC como una cinta de culto, es como una referencia a la vida fashionista, placentera, icónica newyorquina que todo mundo quiere tener.

    Saludos.

  3. Sandra

    Hola primo, es un placer leerte… transportas. Yo también soy fan de esta serie -y de muchas otras- por aquí te visitaré… saludos.

  4. sandrag

    Hola!
    Encantadora reseña como la misma película. Hay que tomarla como lo que es: Un mero entretenimiento, nada de ponernos a profundizar. Hay días que uno sólo busca el relax…
    Un fuerte abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s